La carta de Jaime Roos a «Eco Contemporáneo», CX44 Radio Panamericana, (1972), de los hermanos Luis y Alberto Restuccia. In Memoriam: Alberto Restuccia, (1942-2020).

Alberto Restuccia, (1942-2020). actor, performer, dramaturgo, director teatral y profesor. Transgresor y referente cultural uruguayo. (Foto: Paola Scagliotti, en Cooltivarte)

Alberto Restuccia, uruguayo, nacido en 1942, falleció de cáncer de próstata el 28 de junio de 2020, el mismo día en que tiene lugar, cada año, el Día del Orgullo Gay.

Alberto, cuyo alter ego era Betty Faría, fue actor. dramaturgo, también performer y profesor,- Se definia como «pansexual» y «anarcocomunista». Recordado por su extensa actuación teatral, especialmente junto a Luis «Bebe» Cerminara, en Teatro Uno.

También incursionó en la radio, junto a su hermano Luis Restuccia, con el programa «Eco Contemporáneo», en la mítica Eldorado FM, 100.3. Y tuvo columnas regulares de crítica cultural en «Abrepalabra», de Océano FM.

Fue, un programa «de culto», en el más estricto sentido de la palabra. Intelectual en serio, en un país de «agentes culturales oficialistas».

En 2015, este blog publicó una reseña de la historia de Eldorado FM, 100.3. Allí, también  se reproduce una entrevista a Alberto Restuccia, que hiciera con Pablo Dugrós, responsable del blog “Ruben Casco… ¡a la cancha” , en la que intervino el autor de este blog.


Jaime Roos, cantante, músico, compositor y productor uruguayo. Foto juvenil. (Fuente: Bizarro, en «En Perspectiva«)

Esa tarde noche, durante aquella entrevista, accedimos a una carta del destacado cantautor uruguayo Jaime Roos, entonces con 19 años de edad, quien escribiera a los Restuccias al frente de «Eco Contemporáneo», que salía al aire por CX44, entonces Radio Panamericana, 1410, Montevideo. Fue en 1972. Refleja sus ideas y preferencias musicales en aquél momento, y sugerencias.

Esta es la transcripción:

27 de febrero enero

Señores Restuccias:

A pesar de que no acostumbro escribir a los programas de radio que escucho,  esta es la primera vez, hoy me decido a hacerlo llevado evidentemente por una razón, bastante fuerte que puede ser la necesidad de expresarles la sorpresa, el reconocimiento, el agradecimiento quizás, que he experimentado luego de descubrir su programa un día que navegaba por la mediocridad del dial. Si el tono parece seriote, es porque sabe así nomás; no hay intención expresa. El hecho es que hace 10 años que vengo escuchando radio, diez tristes y hermosos años, salpicados a veces con gente como Carlos Martins y… se me acabó la cuenta, aunque me olvidaba de Los Beatles en cualquier radio que anduvieran- Y la verdad que estos últimos tiempos me traían desesperanzado, estamos peor que nunca pues además de las eternas basuritas porteñas, ahora se han juntado los eternos snobistas que son tan o más imbancables que los otros y que entre otras cosas pululan. Y de ahí la sorpresa inicial de la cual les hablaba, gente de teatro difundiendo excelente música no importa su edad o procedencia, además de comentarios sobre espectáculos, lectura de buenos cachos literarios, bueno, en resumen me tupió. Todo bien como idea, verdadera cultura, verdadero aliciente para espíritus sensibles. Hace 10 años que escuchó la 50 desde que tenía nueve. Se imaginan lo que bancarse todo ese tiempo a un boludo como Rupenián, sólo para poder oír algún disco nuevo como la gente que se le ocurriera traer? Me superó. Este año pasado decidí no oírlo más. Me pone histérico. Es el tipo al cual le sentido hacer los baches más grandes que he oido en radio,  guardo toda una colección de ellos realmente mortales. Ahora ya nadie recuerda las épocas que pasaba al club del Clan y moría con ellos y ahora se me viene hacer el fino pronunciando Yitrotal todo seguido como si fuera un remedio, con esa i de Jethro que suena espantosa en lugar de la e. Bueno, no chusmeo más, la verdad que ustedes pensarán que yo tengo una fijación con ese tipo, pues quizás sí, lo tengo acá mismo entre ojo y ojo.  Vuelvo al programa de ustedes, qué es de lo que realmente quisiera hablar, ya no tanto en sentido general. Lo que les pueda decir tomenlo simplemente como una crítica y bienintencionada y leal de un simple oyente que hace dos semanas que las escucha,  una opinión de un fulano que los escuchó. En la conducción del programa, a veces noto que incurren en algunos clichés, especialmente cuando se boludea y se joden entre ustedes dicen pila de cosas que pila de gente les ha dicho, desde  programas como Club de las 5 de Reinal Alberto en la 8 en delante. Me imagino que pensaran quién se cree que es este tipo para venir a decirnos a nosotros qué tenemos que hacer, pero repito, simplemente una crítica de un oyente que puede llegar a representar a muchos, especialmente en el tipo de audiencia que pueda cultivar el programa, una crítica con ánimo muy constructivo sobre un pequeño detalle de algo que reitero es gozoso. En los programas de radio se da especialmente que cuando a la persona le gusta y lo sigue, le llega muchas veces a considerar como algo suyo, propio, de ahí ese ánimo de perfección con respecto a lo que uno piensa. Por qué utilizar la palabra cronopios siendo que había una revista argentina homónima conocida por todo el mundo y que era bastante regularona por cierto?. Hasta ellos, snobs  perdidos lo nombraron a Cortázar. Y eso no quita que no tenga mucho que ver tanto Cortázar como su «cronopios», pero… Che Alberto, qué si propaganda a Ubu Rey, el bache fue que nombraste hasta el último traspunte menos al director!!!. Falsas modestias?  Vi los ensayos de Cachiporra y me gustaron mucho. Qué bien Cerminara. Estaba esas épocas en el Stella, pues tocaba en Punto y Coma, la obra para niños. Yo tocaba batería allí aunque soy guitarrista, pero no viene al caso- Ahora que me acuerdo se viene en long-play de Urbano con todo. Supongo que ya lo sabrán, puede llegar a tupir. Le pediría que se acuerden de Procol Harum. Son, a pesar de todo, los grandes olvidados del pop a nivel masa, mismo de la masa underground, son más underground que muchos de los considerados subterráneos. Son un verdadero paso adelante de la música progresiva actual. Y uso progresiva porque no se me ocurre otra palabra, pues sólo de pensar que los de Pelo la usan activamente me erizo. Me rompe Cat Stevens, para qué lo ponen, me muero con Yes. Es realmente impresionante lo que hacen. Quisiera saber si el tema Round About está en Fragile, long-play imprescindible. Hay que pasarlo más. Muy bien las revisiones jazzísticas, pero hay que matizarlas más, no tantos temas seguidos de un mismo autor, a pesar de que teóricamente sería correcto para estudiar su obra, pero si justo a ese tipo no lo bancás?  y cuánta gente no está preparada para asimilar de primera tanta cantidad de un jazz del 30? No sería mejor uno y uno matizado? Lleven más seguido a Salustio. A ese tipo lo oigo hablar y deliro. Podrase concebir que un tipo sepa tanto de música como él? y que sea tan cómico? Escuché un ranking que se mandaron a propósito de long-plays y me gustó bastante teniendo en cuenta la inicial contradicción que representa hacer una clasificación entre músicas tan distintas como las que se barajaron. Pero igual, de vez en cuando es lindo mandarse uno, mientras no sea como los de Rupenián (ay ay ay). Pequeña precisión: digo yo, por qué no darle la máxima clasificación a Thick as a Brick, un verdadero hallazgo dentro de la música sutil, no hay otra palabra para definirlo. Es LA sutileza. Realmente me emociona oírlo. Me lo prestaron y lo tengo en casa hace un mes, no lo largo. Lo escucho todos los días, Ian Anderson para mí ascendió de la categoría de música excelente hacia la de genio. Cuándo llegara algo nuevo de Jethro!

Y se va la segunda- (hoja por cierto). Si me torno pesado perdonen, ya que me largué, escribo. Los escuchó hace poco, pero nunca oi la palabra BEATLES???, porqué??? Esto es muy importante. Serrat y su último longplay de Miguel Hernández. Atención, es excelente, habría que difundirlo. Who’s Next, gran longplay de los Who, que entre otras cosas también se han puesto muy sutiles  en sus arreglos, es un poco viejo pero estaría bueno para darle alguna pasada, no?. No embromo más con estos mini comentarios musicales. Quisiera comentar mi errónea incursión por el teatro Victoria para ver algo que se llama Hair. Digo algo porque no sé cómo decirle. A pesar de que estaba prevenido sobre lo que podía resultar, teniendo en cuenta de que cayeron unas invitaciones de arriba, que la platea salía 2.500 (!!!) y que yo no pagaba un peso, y de la notoriedad que había cobrado con el asunto de la prohibición, fui. Voy a sintetizar: es lo peor que vi en mi vida sobre un escenario, y a pesar que lo peor está siempre por llegar, va a ser difícil superar a esto en desastre. Ya entraría en el terreno de la ciencia-ficción. De dónde salió ese elenco?,  son Fellinescos, realmente. A pesar de que tendría que ver matarlos a indiferencia, yo no estoy de acuerdo, de alguna forma hay que vengar al pobre tipo que se la tragó.  Desde hoy estoy esperando impaciente los manantiales de ácido que brotarán de las crítica de Eco Contemporáneo en dirección ya conocida.

Escribo a máquina para que se entienda mejor, queda un poco frío, pero evidentemente rinde más. Ya es tarde, son como las cuatro de la mañana, algún día si se me ocurre otra cosa les escribo de nuevo, a trancarles la paciencia

                                                           Vamo’ Arriba

                                                              Jaime Roos

                              San José 1143- Ap.9 – Tel 980 608

Esta entrada fue publicada en 1972, 2020, actor, Artistas, Documentos, entrevista, ephemera, Frecuencia Modulada, La Galena del Sur, Música, Música y canciones, Montevideo, radio, Radioescucha, Uruguay y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La carta de Jaime Roos a «Eco Contemporáneo», CX44 Radio Panamericana, (1972), de los hermanos Luis y Alberto Restuccia. In Memoriam: Alberto Restuccia, (1942-2020).

  1. Pablo dijo:

    Hola, Horacio. Inolvidable aquel encuentro con Restuccia.
    La “excusa” fue hablar sobre su paso por Eldorado (junto a su hermano Luis, nos quedó pendiente esa charla, qué lástima) y terminamos recibiendo gratis una clase de humildad y grandeza, términos que parecen antagónicos pero no lo son. Sumado a ésto, su amabilidad y respeto hacia dos personas que no portaban ninguna credencial y cuyo anhelo era hablar, aunque sea un rato, con alguien verdaderamente grande.
    Nos faltó, quizás, algún líquido espirituoso para hacerlo más perfecto, pero en esos días las finanzas no daban (je, je,). Será en otra oportunidad.
    Entre las muchas cosas buenas que ese día Restuccia nos regaló rescato ésta, que por suerte está grabada: “Si un teatro se está incendiando la función del intelectual es agarrar un balde con agua y tratar de apagarlo”.
    Un abrazo.
    Pablo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.