Uruguay: Elizabeth Durand, remanso de espiritualidad en la radio montevideana.


A fines de los 30, 40s, una exquisita mujer propalaba su mensaje radiofónico a través de la emisora Radio Carve, CX 16, y también CX48 Radio Femenina.

Se convirtió en predilecta de los radioescuchas que buscaban palabras de vida.

Era la muy sensible Elizabeth Durand que en su programa «Mientras se vive», conmovía a todos con sus dotes de charlista radial.

Esa audición estaba en horario de la tarde y competía con los famosos radioteatros.

Aun así, lograba gran audiencia en esas horas donde los melodramas y folletines eran tan escuchados. Sus palabras tenían un mensaje que reivindicaba la espiritualidad sobre el grosero materialismo y para sus oyentes esa audición se convirtió en un remanso de paz.

Su cálida voz lograba el milagro de que los vecinos abandonaran por unos instantes su radioteatro favorito para escucharla.

Así era Elizabeth Durand, pura vida brillando en el éter.


Fuentes:

Agradecimiento

  • Angel Luis Grene, Montevideo, Uruguay.
Publicado en 1930s, 1940s, charlistas, conferencistas, programa, fotografía, Investigación, micrófono, Montevideo, Notas de prensa, Onda Media, radio, Radioescucha, Radioteatro, Señal horaria, textos, Uruguay | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Uruguay: la estación del diario «El Imparcial», Montevideo.

La estación de radiodifusión del diario Imparcial, de Montevideo, fue una de las primeras en salir al aire en el incipiente dial de la capital uruguaya, gracias al espíritu emprendedor y visionario de su entonces director, el Sr. Eduardo Ferreira.

© CdF (Resolución Nº 4252/00, Decretos 29.312 y 29.475).

Fue en una época en que además de la Paradizábal, la General Electric, y la Monte Carlo, se sumaban otras nuevas al dial capitalino.

En efecto, según se consigna en un informe desde Montevideo de su corresponsal Pascual Buencristiano para la Revista Telegráfica, de Buenos Aires, Argentina en el mes de julio de 1926, el Estado uruguayo acababa de adquirir una «estación de broadcasting según el tipo propuesto por la compañía Argentina Standard Electric (Western Electric)».

La noticia era recibida con agrado por los escuchas de broadcasting «pues es sabido lo que vale por su calidad una estación de ese tipo».

Reforzaba el entusiasmo de éstos el hecho de que esta misma compañía había instalado en esta ciudad de Montevideo una estación para el Sr. Carlos Butler, de 100 Watts de poder emisor y que en sus ensayos de conciertos broadcasting, asombró por su potencia y nitidez haciendo exclamar a más de uno: «¡esto es oir radio-conciertos». Luego, las trasmisiones de LOX, Radio Cultura, de Buenos Aires, «que se reciben aquí con tanta claridad hace que la aprobación por tal adquisición sea unánime».

Tanto el Dr. Carlos Butler, junto al Dr. Francisco Ghigliani integraban por aquel entonces la primera agrupación de radioaficionados o más bien radioentusiastas, el Radio Club del Uruguay, y por lo tanto, entre otros distinguidos ciudadanos fueron propulsores del desarrollo inicial de la radiodifusión nacional, en particular. dando ambos impulso a la creación del S.O.D.R.E., (Servicio Oficial de Difusión Radio Eléctrica), ente oficial y estatal de radiodifusión, siendo Butler también parlamentario, y quien fue su primer Presidente en 1929.

Esa estación de 100 Vatios del Sr. Butler, llegó a ser considerada en ese momento, la mejor estación de radiodifusión con que contaba Uruguay, aunque los oyentes se lamentaban de que no trasmitiera tan a menudo. Fue un loable esfuerzo el de Butler, con desinteresado propósito.

El diario «El Imparcial», por intermedio de la estación General Electric comenzó pues, en 1926, las trasmisiones de importantes noticiosos y números de conciertos «tan seleccionados que ha merecido el aplauso general».

El informe de Buencristiano para Revista Telegráfica agregaba:


La empresa que tan acertadamente contribuye a la radiodifusión desde su iniciación ha querido ponerse a la altura de los grandes rotativos norteamericanos, argentinos y europeos para satisfacer las necesidades del periodismo moderno, haciendo llegar con la mayor rapidez posible, combinándolo con conciertos que harán más agradable la espera de noticias de última hora».


En el discurso inaugural su director el gran maestro del periodismo moderno señor Eduardo Ferreira dio a conocer su propósito del futuro, que es el mismo que el del diario que dirige y que se puede sintetizar en estas palabras: Interés nacional, cultura del pueblo uruguayo, ilustración del pueblo por la prensa y la radiodifusión y calidad de las informaciones para la ilustración del mismo.


El señor Ferreira prometió, y así lo está cumpliendo, hacer pasar ante el micrófono de la Radio-Imparcial a todas aquellas personas que por su ilustración, arte o autoridad científica quieran hacer llegar hasta los hogares de nuestra patria su saber. A continuación y como primer número de concierto, una orquesta formada por cuatro renombrados profesores europeos ejecutó variados números de música clásica con ponderable maestría.


Hasta la fecha continúan sin interrupción estas transmisiones interesantes habiendo ya colaborado el insigne autor español señor Linares Rivas con sus charlas tan interesantes como amenas. cantantes como el señor Venturini, Turturielo, de la Scuola Cantorum, ejecutantes del trío Mozart, señores Ascone González, cómico monologuista, señor Ramírez y otros que ahora escapan a mi memoria».

En diciembre de 1926, el trasmisor de Paradizábal ya había sido vendido al diario «El Día», vocero del sector del sector del Batlllismo del Partido Colorado, y con la Monte Carlo, que fuera antes CK21, emisora de Don Carlos Romay, se propalaban los discursos politicos de las campañas electorales del momento. Entretanto, la perteneciente al diario Imparcial trasmitía, entonces, partidos de fútbol, según queda consignado en este informe desde Montevideo, para Revista Telegráfica.

Como sucede siempre desde que tenemos radiotelefonía en el país, en víspera de elecciones los partidos políticos utilizan este medio para propagar a toda la República su futura acción de gobernantes.

Actualmente la Radio El Día y la Radio Monte Carlo son las que se encargan de transmitir discursos y sólo Imparcial continúa con los programas de costumbre y noticiosos.

Las dos Broadcastings primeras, han mejorado notablemente sus transmisiones, habiendo recibido noticias de todos los departamentos desde donde anuncian que se les escucha con toda claridad, pudiéndose darle las audiciones al público.

Imparcial, por su parte, ha continuado transmitiendo las incidencias de los últimos partidos de football que en estos días ha jugado con seleccionados de Chile el fuerte equipo uruguayo Peñarol.

El resumen de estas actividades es que la afición por escuchar por radio las trasmisiones de la capital se aumenta y mantiene cada día, dando así lugar a que las casas que explotan este renglón se preocupen por tener a los aficionados al día en cuanto a los nuevos sistemas o perfeccionamientos de los receptores».


El diario como la radioemisora no se conservaron en el tiempo. Pero el nombre Imparcial renacería, sin ningún nexo con aquél, en CX28, bajo la batuta de otro radioaficionado y radiodifusor: Walfrido Figueira Morán.


Fuentes consultadas:

  • La fotografía que ilustra esta entrada, pertenece a la Universidad Católica del Uruguay, donada por el Sr. Dionisio Garmendia, en custodia de su Centro Técnico Audiovisual, colección particular que consta de negativos y positivos en soporte de vidrio, entre los cuales se identificaron fotografías pertenecientes al diario Imparcial (Montevideo, 1924 a 1934. Publicada en Fotograma-07, catálogo del Encuentro Internacional de fotografía, Centro Municipal de Fotografía, Intendencia Municipal de Montevideo. 2007. © CdF (Resolución Nº 4252/00, Decretos 29.312 y 29.475).
  • Revista Telegráfica, Buenos Aires, Argentina. Julio de 1926.
Publicado en 1920s, 1926, Argentina, Documentos, Investigación, Los principios, Montevideo, Notas de prensa, radio, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Uruguay: Aviso publicitario. Radio receptor «Sonora». Rodríguez & Romaguera SA.

RODRIGUEZ & ROMAGUERA S.A.
18 de Julio entre Rio Branco y Convencion, Montevideo. Década de 1950.

(Fuente: Hugo Areosa, en «Cosas que había en Uruguay, o que pasaron por acá», Facebook).
Publicado en 1950, Ilustración, Montevideo, Notas de prensa, Onda Media, Publicidad, Publicidad y radio, radio, Receptores, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Expedición DX en La Consulta, Mendoza, Argentina. (Por Ariel Osvaldo Torres).

A la vista, cuatro de los cinco integrantes del grupo DXista en Millaray, 2022. De izq. a der.: Ruben Margenet, José Kucher, Ariel Osvaldo Torres. Sacó la foto, Miguel Castellino.

Expedición DX en La Consulta, Mendoza, Argentina

Por Ariel Osvaldo Torres

(Informe especial para La Galena del Sur)

De izq. a der.: Patricio Matus, Miguel Castellino, y más al fondo, José Kucher.

Son las dos de la mañana del viernes 4 de marzo de 2022 y la siguiente escena en el complejo turístico Millaray se repetirá a lo largo de tres noches:
–En 1240 kilohertz está entrando una radio que transmite en quechuaavisa Miguel Castellino desde un sector en la cabaña, apartándose los auriculares y hablando bajito.

Segundos después, todos vamos en búsqueda de la emisora. Cada uno con su receptor.
–Es Radio Pachatusan de Juliaca, Perú –precisa unos segundos después, sin consultar manuales o aplicaciones.

Miguel Castellino tiene el don (o la afición) de conocer casi de memoria el dial de la Onda Media de América.

De reconocida experiencia en el diexismo argentino, su presencia en un DX Camp convierte al WRTH [World Radio TV Handbook, publicación que lista las radioemisoras del mundo] y a la página web MW List en elementos casi prescindibles.

Miguel cuenta que su cualidad para reconocer emisoras latinoamericanas de AM es producto de haber participado en varias expediciones DX.

Sobre todo, explica, por haber dedicado un sinfín de horas a la escucha de grabaciones. “Eso permite memorizar las estaciones que transmiten en cada frecuencia”, señala este mendocino enamorado de la Onda Media, como se autodefine.

Y agrega: “Voy acostumbrándome a las locuciones y características de cada emisora. Asimilo pronunciaciones, geografía y publicidades. Eso ayuda a reconocer ciertas radios sin necesidad de que se identifiquen”.
UN LUGAR QUE NO FALLA…

Millaray es un complejo de cabañas ubicado sobre la Ruta Nacional 40, a metros de la entrada a la localidad La Consulta. Ciento cinco kilómetros separan el parador turístico de la ciudad de Mendoza.

Llegar hasta allí es un festival para el ojo del visitante: la región conocida como Valle de Uco es perfecta para realizar turismo aventura, estar en contacto con la naturaleza, disfrutar de la gastronomía o el afamado Camino del Vino.

Es también el lugar donde la cordillera de los Andes se transforma en la escenografía ideal para tanta oferta turística.

Los encantos de la región, sin embargo, no fueron determinantes para elegir a Millaray como sede de un nuevo campamento de radio. Influyeron las comodidades y sus terrenos: amplios lo suficiente como para desplegar antenas. Hubo también un valor estratégico extra en Millaray: en varios kilómetros a la redonda no existen transmisores de Onda Media.

Vista lateral de la cabaña Millaray.

“Es uno de los mejores lugares donde hemos hecho DX Camp. No falla”, aseguraba José Kucher, días antes de nuestro encuentro.

José, un ingeniero experto en diexismo en Onda Media, antenas, datos y computación, no estaba equivocado.

El grupo que participó en la edición 2022 del DX Camp Millaray/La Consulta, estuvo integrado por Rubén Margenet (oriundo de Rosario, provincia de Santa Fe), Miguel Castellino (de Godoy Cruz, provincia de Mendoza), Patricio Matus (LU3YK, de Centenario, provincia de Neuquén), José Kucher (LU8YC, bonaerense, pero residente en ciudad de Neuquén) y quien describe esta crónica, Ariel Osvaldo Torres (nacido en Chaco, radicado desde hace cinco décadas en la provincia de Buenos Aires).

A excepción de Patricio, que dedicó su tiempo en Mendoza a la práctica de la radioafición, el resto éramos integrantes del Grupo Radioescucha Argentino y de varios sitios en las redes sociales afines al diexismo, atraídos por la captura de emisoras de Onda Media.

Con Daniel, el encargado del Camping Millaray, casi convertido en Diexista…

El grupo organiza acampes de radio desde 2006. Incluso, ha cruzado las fronteras de Argentina transportando receptores y antenas entre el equipaje. Son unánimes en recordar el DX Camp de septiembre de 2017 en Isla de Pascua como la mejor experiencia que combinó viaje y diexismo.

Escuchar radios en un lugar donde no hay una sola emisora de AM en casi 3.800 kilómetros a la redonda aún sigue siendo insuperable para ellos.
“Ese viaje fue increíble”, es la frase que José, Rubén y Miguel repiten.

Durante una semana recorrieron la isla en camioneta instalando antenas en varios lugares. Se hicieron un festín.
“A la mañana, temprano en Onda Media escuchábamos estaciones de Oceanía y algo de Asia, principalmente emisoras de Japón, Corea del Norte y China –cuenta Rubén Margenet, otro histórico del diexismo argentino.

Y sigue relatando, con los recuerdos aún frescos–: «Durante el atardecer aparecían las radios latinoamericanas: desde México y Perú, hasta Chile, Ecuador y Colombia. A la noche entraban emisoras europeas y de Medio Oriente. Las radios estadounidenses se escuchaban en Isla de Pascua como si fueran locales”.

Rubén es un auténtico personaje. Cuentan algunos, con humor, que el rosarino practica diexismo desde antes de nacer. Tiene anécdotas imperdibles de sus visitas a emisoras como Radio Praga, NHK, Radio Beijing, KBS y Radio Eslovaquia Internacional. Hace imitaciones, cuenta historias –muchas desopilantes– y confiesa que es un “enfermo” por el DX y la colección de radios.

Las vitrinas de su casa exhiben trescientos cincuenta aparatos de toda clase y tamaño. Receptores grandes, chicos, de alta gama, con forma de patito o pelota de fútbol forman parte de sus tesoros.

Según explica él: “Mi colección me remonta a una época inolvidable”.

Y hace memoria repasando sus novelty radios: “Comencé por interiorizarme en equipos profesionales. Después continué con otras marcas y modelos (de industria argentina e importadas), y ahora tengo receptores con forma de barco, autos antiguos, animales, peluches (¡!), cajas de cigarrillos e instrumentos musicales… Tengo aparatos con forma de casa (¡¡!!), cantimplora (¡¡¡!!!) y molinillo de café (¡¡¡¡!!!)”. ¿Funcionan… todas? “Claro. Las enciendo de vez en cuando para asegurarme de que no se hayan deteriorado”, responde.

Pero volvamos a Isla de Pascua. Cuando se le pregunta a Rubén cuánto tiempo dedicaron al turismo en un lugar exótico, famoso por sus sitios arqueológicos, el rosarino saca a relucir una de sus clásicas humoradas: “Algunos colegas viajaron con sus esposas. Por eso hubo treinta por ciento de turismo sin causar QRM” [QRM, significa interferencia, en el código Q de las radiocomunicaciones]
LA IMPORTANCIA DE UNA ANTENA ADECUADA

La primera actividad del jueves 3 de marzo de 2022 en Millaray fue montar las antenas.

A pesar del cansancio, hubo energía suficiente para instalarlas después de un viaje agotador para todos.

Al costado de una cabaña, José y Patricio levantaron dos sistemas dipolos irradiantes para practicar radio trasmisiones de aficionado. También armaron una antena Yagi para escuchar emisoras de FM.

A doscientos metros, una antena del tipo Beverage se convirtió en la principal fuente para captar emisoras de Onda Corta y Onda Media. Su orientación hacia el noroeste, pasando su máxima ganancia por Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia, iba a garantizar buenos resultados.


“La particularidad de esa antena es que posee buena directividad horizontal, buena ganancia y ángulo bajo de recepción”, explica José Kucher, uno de los mentores de estas salidas de campo.

Y continúa detallando las características de las antenas Beverage: “¿Qué significa ángulo bajo de recepción? Que estas antenas principalmente captan señales que vienen en reflexiones largas y rasantes sobre el horizonte. De este modo, permiten discriminar emisoras lejanas prevaleciendo sobre emisoras locales o regionales, que suelen tener rebotes en la Ionosfera. Cuanto más larga sea la antena, mejor directividad tendrá”.

Para recibir buenas señales de Onda Media, cuenta José, una antena Beverage debe tener, como mínimo, doscientos cincuenta y metros.
“A partir de esa longitud se obtienen buenos resultados –precisa–. Las más largas que instalamos en nuestras salidas han sido de mil metros. Con esa extensión tuvimos resultados espectaculares”.

Llevó tiempo y trabajo montar una antena Beverage en Millaray. Hubo que martillar duro y parejo para colocar, cada veinte metros, decenas de caños de PVC anclados en varillas de hierro a tierra, por donde hicimos correr el cable receptor.

A diferencia del DX Camp de octubre de 2021 en el mismo lugar, un terreno parejo y libre de vegetación permitió extender la antena ciento cincuenta metros más, por lo que su longitud fue de cuatrocientos cincuenta.

El punto de toma de señal quedó lo suficientemente apartado de la cabaña con un cable coaxial, de modo que se pudo eliminar ruidos e interferencias que generan redes eléctricas, fuentes, computadoras portátiles, celulares y otros artefactos.
“En el DX de Onda Media es más importante la discriminación de emisoras cercanas o locales, que la ganancia –explica José–. No es importante captar una señal fuerte, pero sí es importante que la señal esté bien discriminada”.

Y lo fundamenta con una anécdota que tuvo lugar en la localidad de El Chocón, en la provincia argentina de Neuquén. Allí compararon la capacidad de recepción de una antena Beverage de mil metros con una loop de dos metros de diámetro.
“Una madrugada sintonizamos en 940 Khz la emisora WINZ de Miami, que es un clásico en esa frecuencia en todas las salidas de radio. Cuando cambiamos la antena para seguir escuchándola, no pudimos. La antena loop captaba en esa frecuencia la emisora Súper Rede Boa Vontade de Río de Janeiro. Ahí pudimos notar la excelente discriminación de señales lejanas que puede hacer una antena beverage en ángulo bajo”.

A última hora del sábado, José y Miguel instalaron otra antena similar un poco más corta (de trescientos metros), orientada hacia Europa y África.

Pero no resultó lo que se esperaba, por un par de razones. Por un lado, la antena era bidireccional, sin resistencia terminal. Por otro, no ayudó la ubicación geográfica, como continúa detallando José Kucher. “Desde el oeste de Argentina es difícil escuchar emisoras lejanas ubicadas en el Este –describe–. Cuando instalamos una antena con dirección sur-norte nos beneficia la Zona Gris. Los atardeceres y amaneceres en el norte y en el sur son casi simultáneos, tanto en el punto de emisión de una señal como en el punto de recepción. Lograr buenas escuchas desde Mendoza hacia el este resulta difícil porque el sol bloquea la recepción de frecuencias bajas. Por cuestiones horarias es imposible que coincida la Zona Gris en ambos extremos”.

Aun así, una anécdota sirve para conocer que hay regiones de Argentina donde se pueden captar radios de AM del otro lado del Atlántico.
“El campamento que hicimos en San Antonio Oeste, en Río Negro, fue muy productivo en ese sentido”, rememora Miguel Castellino.

En ese acampe, el grupo pudo escuchar estaciones como TWR Africa transmitiendo desde Benin en 1566 kHz e IRIB de Irán, en 1512 kHz.

Amplía José en referencia al tema, poniendo énfasis en la importancia de la orientación de una antena: “Pudimos escucharlas porque transmiten con mucha potencia. Porque el mayor problema que tenemos en Argentina con la orientación de antenas hacia el noreste son las radios de Capital Federal y el Conurbano bonaerense. Tapan todo y se hace difícil la discriminación de señales. Dependiendo de lo que uno quiera escuchar, si una antena Beverage no está bien orientada, no sirve”.

Pato Matus armando la antena Yagi.

Tampoco dio resultado la práctica del DX en FM en Millaray. La intención era escuchar emisoras del Caribe o del hemisferio norte con la antena Yagi, aprovechando un tipo de propagación que se da en verano [y con buena actividad solar]: la propagación TEP o Transecuatorial.

Pero aún con la antena adecuada, la cercanía de La Consulta con ciudad de Mendoza impidió cualquier escucha interesante en esa banda.


“El funcionamiento de la antena fue óptimo, –aclara José Kucher. Y añade–: Captamos muchas radios, pero el dial estaba superpoblado de FM locales. Para aprovechar la propagación TEP y poder recibir señales débiles en Frecuencia Modulada, en el futuro tendremos que ir a lugares donde no existan emisoras en un radio de doscientos kilómetros”.

Ruben Margenet, un histórico del DX-ismo argentino, posando junto a una de las loops.

También se sumaron en Millaray, antenas loops y otros elementos que José se encargó de prestar a quien le solicitara. Entre los rasgos distintivos de José Kucher como persona, prima la generosidad. De este modo, durante los cuatro días que duró la aventura DX en Mendoza a nadie le faltó algún accesorio para poder disfrutar la actividad.
RECEPTORES, MARCAS Y OTRAS YERBAS…

A Millaray, el grupo llevó receptores «como para hacer dulce…»:

José Kucher, además de radios portátiles trasladó desde Ciudad de Neuquén su SDR [Software Defined Receiver] italiano, marca Perseus. Miguel aportó un SDR de banda ancha Malachite-DSP, de fabricación rusa con pantalla táctil y Rubén llevó su SDR Afedri-Net Rev2.1 fabricado en Israel, por Alexander Trushkin.

El resto sumamos radios portátiles de marcas y modelos como Sony ICF-7600D, Sony ICF-2010, Tecsun PL-880, Degen DE1103 DSP, Degen DE1103 PLL y Sangean ATS-909X. En materia de aparatos fáciles de transportar, la estrella en Mendoza fue una radio Éton E1, que sorprendió a todos cuando Kucher le conectó la antena Beverage.
–¡Es un caño! ¡Usala, úsala! –invitaba José con orgullo, como quien presta un juguete.

Además de cables, herramientas y otros accesorios, desde Centenario, Patricio Matus trasladó un equipo portátil Kenwood TS-50 con su unidad sintonizadora para comunicarse con otros radioaficionados.

Quedó satisfecho con el rendimiento de las antenas dipolo. También quedó conforme con los contactos que pudo establecer en los cuatro días.
“¿Quién dijo que no se puede hacer una salida de radio y juntar diexistas con radioaficionados –preguntó Patricio un mediodía, en referencia a la convivencia–. Indudablemente, se puede. Si bien los radioaficionados somos amantes de transmitir, a todos nos gusta la radio”.

Por supuesto, apuntó, hay que tomar ciertas precauciones para juntar los dos grupos. “En este caso, yo me aparté físicamente un par de metros de la cabaña para estar más cómodo y evitar interferencias. No quise arruinar ninguna grabación. Aunque en otras experiencias estuvimos todos juntos y jamás hubo problemas”.

Con el SDR Perseus se registraron grabaciones durante tres noches. José, Miguel y Rubén, todavía continúan analizándolas con tiempo y dedicación.
“Ahí comienza la investigación profunda del espectro de la Onda Media”, opina Rubén Margenet, un entusiasta como José y Miguel del desglose de grabaciones con SDR.

No cabe duda que la tecnología software digital para radio se transformó en la gran novedad de las últimas décadas para los diexistas. Ahora, los usuarios graban sus escuchas y luego piden “el VAR”: ponen pausa, retroceden la grabación, utilizan filtros, vuelven a escuchar… Esta modalidad de diexismo “en diferido” gana cada día más adeptos.
“En un DX Camp es imposible escuchar todo a la vez. ¡Para eso se inventó el SDR!”, exclama Rubén. Y compara: “La enorme diferencia entre la tecnología del software digital radio y la tradicional de receptores digitales o, incluso, analógicos, me lleva a confirmar que al SDR no hay con qué superarlo. Indudablemente, son dos herramientas distintas, cada una con sus cualidades. En el primer caso, el solo hecho de acaparar simultáneamente todo el espectro de la Onda Media, por ejemplo, con tan solo un par de horas de sintonía te permite hacer una escucha posterior de todas las frecuencias. Y para eso usamos el software SDR-Console V.3”.

Ésto, desde el punto de vista del rosarino, significa vencer las limitaciones de tiempo que suelen tener las expediciones DX.
“Por lo demás, tanto un modo de recepción como el otro dependerá siempre de la eficacia de la antena. El lema: ´Para el mejor receptor, la mejor antena´ vale para cualquier equipo que se precie de bueno”.

La fruta del postre la da el programa Bandicam, con el que se pueden editar fragmentos de una escucha (como la identificación de una emisora, slogans y anuncios alusivos a su programación) para poder publicarlos después en Internet.

Frente al pedido de calificar la calidad de los receptores SDR, Miguel Castellino, de memoria y con elocuencia, describe tres categorías: la más baja (los receptores “hogareños”, según él), que sirven para escuchar emisoras locales (“con mejor calidad que un receptor común, porque estos SDR poseen buenos filtros”).

Aunque, aclara: “No ofrecen buenos resultados si se pretende captar estaciones lejanas”.

En segundo lugar califica a los SDR, que cuestan alrededor de 200 dólares, como el afamado Airspy. “Son ideales para practicar diexismo, si bien pueden tener algunas limitaciones con respecto al ancho de banda que uno pretenda grabar”.

Finalmente, en el primer lugar Miguel ubica los SDR de alta gama, como el citado Perseus o marcas similares, cuyos valores de mercado oscilan entre los 800 y 900 dólares.

Según Miguel Castellino, con un SDR de esta calidad, adaptado a una antena adecuada, la buena recepción está asegurada. También podemos destacar otra categoría de SDR de acuerdo a su autonomía –añade–, como el Malachite, que no requiere de una computadora. Incluye todos los filtros en su propio software. Estos receptores son buenos por su portabilidad y el poco espacio que ocupan”.

Existen en el mercado otras marcas con cualidad similares, de mayores dimensiones. En esta categoría se encuentra el receptor ELAD. “Son más caros, ¡eh! –advierte el mendocino. Y destaca–: Igualmente, yo noto que los usuarios de SDR tienen tendencia a buscar equipos con el software incluido dentro del mismo dispositivo”.

No es novedad: muchos diexistas se resisten al SDR. Prefieren los clásicos receptores digitales o analógicos. Gustos son gustos.

Si bien es cierto que la tecnología software digital radio tiró por la borda algo de tradición, permite que ya no sea necesario practicar el hobby permaneciendo frente al receptor hasta que el sueño gane por knock out.

Consultado al respecto, José Kucher comenta: “El SDR cambió el paradigma del diexismo. El hobby tuvo que renovarse porque las situaciones de la vida cotidiana, el incremento de los ruidos y la proliferación de emisoras hicieron que hoy tengamos que practicarlo de otra manera. Si no había un cambio iba a ser una lucha constante contra Goliat”.

A pesar de la ventaja que ofrece la grabación con SDR, en las tres noches en Millaray hubo tiempo –y ganas– de desvelarse. Como en los viejos tiempos.

Por una cuestión de cantidad, el grupo tuvo que compartir la principal antena Beverage.

Un divisor permitió hasta cuatro receptores pudieran estar conectados en simultáneo a la antena. La modalidad quitó poder de recepción. Pero no impidió obtener buenas escuchas.
–¡Está entrando Radio Bahamas en 1540 Khz! –exclamé una madrugada.

Captar dicha emisora, para este cronista, fue toda una revolución. La había escuchado por primera vez en 1989 con un receptor Tonomac Super Platino, sin la ayuda de antena exterior.

El dial de la Onda Media era diferente en aquel tiempo. La propagación también. Envié varios informes de recepción en vano, porque Radio Bahamas jamás respondió mis cartas.

No obstante, esta nueva sintonía, tres décadas después, cambiaría mi suerte: al momento de redactar este artículo, Deon Morris, director de la estación, verificaba con eQSL la sintonía de Radio Bahamas desde Millaray.
“Millaray siempre nos deparó grandes satisfacciones de DX de Onda Media”, describe Miguel Castellino. Y apunta: “Tiene una ubicación geográfica privilegiada: está a 90 grados de Santiago de Chile y de Buenos Aires. Eso permite que una antena beverage apuntada desde allí hacia el norte genere la anulación casi completa de emisoras de esas dos ciudades”.
PRIMERA NOCHE, LA MEJOR

En Millaray, las mejores condiciones de propagación se dieron durante la primera noche, entre el jueves 3 y viernes 4 de marzo. Todo en condiciones de descargas estáticas bajas. La mayoría de radios captadas esa madrugada provenían de la dirección a la que apuntaba la antena.

Folklore y cumbias andinas no pararon de sonar a medida que recorríamos el dial. Quechua y castellano de estaciones de Perú y Bolivia se mezclaban con transmisiones de Ecuador y Colombia, mientras pastores y fanáticos religiosos alababan a Dios en otras frecuencias. Parecía una noche cualquiera de la década del ´80, cuando las bandas tropicales [de 120, 90 y 60metros] estaban en su esplendor.

Más detalles: en un momento se pudo escuchar a XEB Radio La B Grande, de Ciudad de México. Estados Unidos también dijo presente con las estaciones WRHC de Miami y KTRH de Houston (sin contar la cantidad de emisoras transmitiendo en inglés que no pudieron identificarse). República Dominicana y Cuba también aportaron radios.

Desde Puerto Rico, Radio Faro de Santidad en 1660 kHz musicalizó todas las madrugadas con canciones cristianas.
–Miguel, en 1100 Khz entra otra radio religiosa en castellano. Creo que es peruana. ¿Cuál puede ser? –le pregunté a Castellino.

Todos lo supieron desde el primer día: Ariel Osvaldo Torres es, en esencia, un tipo que pregunta. Y Miguel Castellino es un tipo que jamás deja de responder.

Debe ser Radio Felíz –señaló el mendocino, rápidamente, con su paciencia característica.

Miguel recibió innumerables consultas en Millaray. Siempre estuvo dispuesto a compartir e informar. “Los campamentos DX tienen la magia de transformar una afición individual en algo más colectivo. Por eso hay que ser generoso y se debe compartir información”, comenta Castellino, quien en su juventud participó en programas DX difundidos por LRA6 Radio Nacional Mendoza y KGEI de San Francisco, California, EE.UU.
“Así deben ser las salidas de campo: lo que uno sabe o escucha tiene que compartirlo con los demás. Entonces todos nos enriquecemos”, añade en tono de sugerencia.

Por su parte, Patricio Matus, con cuarenta años de trayectoria como radioaficionado, desde su rincón también disfrutaba del acampe radial. Para no interferir las escuchas de sus compañeros montó su shack debajo de una galería, afuera de la cabaña.

Las veces que fui a visitarlo para aprender más sobre la práctica de radiodifusión, procuró explicarme con la paciencia de un profesor, con buena onda y conocimiento. Patricio es especialista en instalación de antenas. Desde hace décadas está vinculado al Radio Club Neuquén, donde participa en comisiones y da charlas. En Millaray hizo contactos con radioaficionados de Chile, Alemania y Brasil en las bandas de 40 y 10 metros.

Muy meticuloso en lo suyo, aunque sus compañeros hace tiempo se alejaron del hábito de enviar informes de recepción, él todavía conserva la afición por el intercambio y coleccionismo de QSLs.


“Para un radioaficionado, la QSL física es un tesoro”, precisa. Y detalla: “Tengo joyitas interesantes. Por ejemplo, una tarjeta por un contacto que hice con Mali, con una española que se encontraba en ese país haciendo una misión humanitaria”.

Con fortuna, cuenta Pato sonriendo, en la radioafición muchas veces se dan comunicaciones curiosas. “En otra ocasión establecí contacto con un ruso que conocía Neuquén casi como yo”. Y añadió, en referencia a las QSL: “Las verificaciones en formato papel siguen siendo importantes. El problema que tenemos los radioaficionados es el costo del correo. Antes teníamos una tarifa especial, pero eso se perdió. Entonces, mandar una tarjeta QSL al extranjero cuesta mucho dinero. Con la llegada de las QSL digitales cambió todo, porque uno puede imprimirlas. Pero el viejo radioaficionado, igual que el diexista, sigue amando la QSL física. Cuando llega alguna por correo, como me pasó hace poco con un colega de Lonquimay, provincia de La Pampa, se responde de la misma manera”.
EL ENCANTO DE LA «ZONA GRIS».

Patricio Matus y Ruben Margenet festejando la instalación de la Yagi con una cerveza «Andes».

Durante las horas que los receptores permanecieron apagados, en La Consulta nunca faltó un buen vino. Tampoco un asado, pizzas, cervezas y espacio para la conversación. Siempre reinó buen ánimo, cooperación y entusiasmo.

Las anécdotas sobre diexismo apenas se tomaban un respiro cuando surgían charlas vinculadas al accidente de los Andes (tema sobre el cual, este cronista, conoce bastante). Esto se daba particularmente durante las escapadas hasta la localidad de Tunuyán, donde el grupo disfrutó las «milanesas más grandes de la Argentina» en el tradicional restaurante El Gallego (“Vení a probar la inmaculada milanesa”, reza un cartel en su entrada, a modo de promoción).

Ruben Margenet (izq.), con Ariel Osvaldo Torres y Miguel Castellino en «El Gallego», restaurante cuya especialidad son las enormes milanesas con huevo y papas fritas.

La gran «milanga» «El Gallego».

El rock también fue motivo de algunas conversaciones. Algunos integrantes –además de la radio– eligen escuchar Judas Priest, Led Zeppelin, Kiss y Rod Stewart en sus ratos libres.

El diexismo tiene la particularidad de que genera puentes de amistad. Para el grupo, mientras haya una señal de radio en el éter, siempre habrá motivos para volver a encontrarse.

Pero, ¿qué condiciones deben darse para que la convivencia no se convierta en un problema en una salida de campo?

Según el punto de vista de Miguel Castellino: “En primer lugar hay que saber respetar la libertad. Cada uno debe sentirse cómodo para hacer sus cosas sin restricciones. Si alguien quiere levantarse a las cinco de la mañana para escuchar radio, nadie debería decir: ´Estamos durmiendo. No hagas ruido´. Eso para mí es fundamental”.

Temas que pueden parecer menores no lo son cuando las personas deben convivir, asegura Miguel. “También es importante la buena voluntad de todos y tener la mejor predisposición para ponerse de acuerdo en asuntos como la comida, lavar los platos, cocinar, colaborar en el armado de las antenas o en cualquier cosa que haga falta”.

Los asuntos políticos y religiosos pueden traer consecuencias, apunta. “Yo prefiero que en los DX Camp se hable principalmente sobre radio u otras vivencias relacionadas con el tema. Si se habla de política en buenos términos tampoco es algo que molesta, pero hay personas que son de naturaleza muy política y les cuesta separar esos temas en sus conversaciones”.

El televisor disparaba de vez en cuando algún programa deportivo en Millaray. No obstante, la TV era apenas un adorno; un sonido de fondo. El centro de atención siempre estuvo puesto en la radio.

En la tarde del sábado 5 de marzo, la agradable temperatura le permitió a este cronista trasladar lejos de la cabaña un par de sillas, un receptor portátil Sony ICF-2010 y una antena loop amplificada de alta ganancia.

Desde un terreno donde crecen árboles frutales, las buenas condiciones de propagación y la calidad de la antena permitieron recibir estaciones regionales de Argentina y Chile, como LRA23 Radio Nacional San Juan, LRG206 Radio La Primera de Neuquén, CB127 Radio Festival de Viña del Mar, CB93 Radio Nuevo Mundo y CB100 Radio BBN, ambas de Santiago.

Pero era en pleno amanecer, durante la Zona Gris, cuando se daban las escuchas más jugosas.

Las alarmas de los celulares sonaban a las 5:30 AM. Algunos se levantaban a esa hora y hasta las 7:30 AM se podían disfrutar varias de señales de Onda Media.

Radio Trans Mundial de Bonaire y la peruana OAU4B Radio La Mega de Lima llegaban como emisoras locales durante esa franja horaria.

¿Y la Onda Corta? A la hora del SWLing, las antenas Beverage permitieron captar varias emisoras en bandas tropicales. Todas con aceptable calidad de recepción.

Durante las tres noches en La Consulta fueron reportadas Radio Huanta 2000, Radio Quillabamba y Radio Cultural Amauta, de Perú. También quedaron registradas en las bitácoras las emisiones de WTWW de Lebanon, TN, USA; Radio Fuerza de Paz, de Colombia; Radio Mosoj Chaski, de Bolivia y la estación utilitaria de señal horaria CHU de Canadá, en 3330 Khz.

En otras bandas aparecieron emisoras que suelen ser esquivas para los diexistas que viven en las grandes ciudades, como la holandesa The Mighty KBC en 5960 Khz. La Voz de Grecia se dejó escuchar en su clásica frecuencia de 9420 Khz, con la particularidad de que fue captada durante sus últimos días transmisión en Onda Corta.


“Muchas veces nos preguntan por qué en nuestras salidas nos dedicamos principalmente a la escucha de Onda Media –comenta Rubén Margenet. Y explica–: La Onda Corta cada vez está más desértica debido a la desaparición de emisoras internacionales y regionales. La Onda Larga (148,5 a 283,5 Khz) sigue siendo una figurita difícil para los diexistas latinoamericanos. El imperio de Internet y las emisiones online, que nada tienen que ver con la magia del aire, están acabando con el hobby. ¿Qué nos queda, entonces? La Onda Media, que todavía se puede disfrutar en las acampadas DX. La Frecuencia Modulada también tiene su encanto, pero únicamente se puede escuchar algo interesante entre octubre y marzo, cuando se da la propagación Transecuatorial [y la Esporádica por Capa Es]”.

Alguna vez monitor de KBS, Korean Broadcasting System, Radio Korea, Rubén hace otro análisis: La Onda Media todavía está vigente en los países subdesarrollados. Y los diexistas que vivimos en esos países podremos seguir disfrutando durante algún tiempo más esas señales que aparecen entre los 530 y los 1710 Khz. Entonces tenemos que aprovechar”.
HORA DE PARTIR.

La madrugada del domingo 6 de marzo deparó nuevas sorpresas. Era el último día en Millaray para la mayoría. Desaparecieron los estáticos de la noche anterior y hubo interesantes captaciones en la X-band, que va de 1610 Khz a 1710 Khz.

La menor densidad de estaciones en ese rango de frecuencias permitió escuchar más estaciones de México y USA.

Un poco más avanzada la hora, la propagación durante la Zona Gris dio lugar a una curiosidad: por varios minutos Radio Cristal, de Guayaquil, Ecuador, se escuchó más fuerte que LRA1 Radio Nacional, de Buenos Aires. ¡Creer o reventar!.

Millaray nos despidió esa mañana con más estaciones de Ecuador, Argentina, Chile, Colombia, Perú y Bolivia. En menor medida aparecieron algunas radios de Uruguay, Paraguay y Brasil. Las condiciones de propagación se extendieron ese domingo hasta las 08:00 AM.

Desarmar las antenas fue una labor intensa. Si bien la aventura en Millaray fue un trabajo en equipo, los protagonistas de esta acción (que se concretó en la mañana del lunes 7 de marzo) fueron José Kucher y Patricio Matus: amigos desde hace décadas que decidieron quedarse un día más en Mendoza. Mientras que Miguel Castellino, Rubén Margenet y quien reporta, retornamos a nuestros hogares por distintas vías el domingo a la tarde.

Regreso a Rosario de Ruben Margenet en la Empresa CATA, en la noche del domingo 6 y madrugada del 7 de marzo, pasando por San Luis, con una feroz tormenta de viento, rayos y granizo, que convirtieron al ómnibus en un cuento de Edgar Allan Poe…

***

Para el final, más testimonios a modo de breves resúmenes de la experiencia en Millaray/La Consulta:

Miguel Castellino:


“Todos los acampes tienen sellos distintivos. No hay que evaluarlos únicamente desde punto de vista de la radio, sino también desde el punto de vista humano. Tuve la suerte de compartir salidas con muchas personas y cada una me dejó una enseñanza distinta. Por eso creo que todos los DX Camps que hicimos fueron exitosos. Si hablamos específicamente de radio, este acampe en Mendoza fue espectacular porque al montar una antena más larga tuvimos buena respuesta en frecuencias bajas, donde últimamente en Millaray no se estaba dando. Siempre aparecen nuevas emisoras y eso da un carácter especial a cada encuentro, porque si escucháramos siempre las mismas radios sería aburrido”.

José Kucher: “Practicar el diexismo en áreas urbanas se volvió muy difícil. Los niveles de ruido son levados, el poco mantenimiento de las emisoras locales y la proximidad de los transmisores ensucian las bandas. Además, donde vivimos la gran mayoría de nosotros no tenemos la posibilidad de instalar antenas largas. Otro gran problema que tenemos en el Cono Sur es la superpoblación de emisoras. Es permanente la lucha con las radios regionales o locales. Por eso nos gustan los DX Camp. Con una antena larga, por más que la propagación sea mala, en una salida para escuchar Onda Media siempre habrá diez o quince emisoras lejanas para captar. En cambio, con una propagación como la que se dio en la madrugada del 4 de marzo en Millaray, podés sintonizar cien o ciento cincuenta emisoras lejanas. Así da gusto”.

Ariel Osvaldo Torres: “Una de las particularidades del diexismo es que permite practicarlo con diversas posibilidades y tecnologías. El hobby está lleno de matices y eso quedó reflejado en La Consulta. Algunos colegas solo buscan sintonizar emisoras lejanas. A mí, eso no me alcanza. Para estar plenamente satisfecho pretendo verificar cada radio que escucho enviándole un informe de recepción. Hay colegas que escuchan y graban con SDR y otros practicamos la radioescucha con radios vintage, en tiempo real. Algunos prefieren el diexismo de Onda Media, y a otros los seduce la Onda Corta o la Frecuencia Modulada. Existen aficionados a captar estaciones espaciales, radiofaros, aeropuertos o radios utilitarias. Aficiones y especialidades sobran en el diexismo. Y este tipo de salidas de campo engloban todos esos gustos. Cada uno es libre de practicar el hobby del modo que quiera. Eso es buenísimo. Pero lo más destacable en Millaray fue, desde mi punto de vista, la juntada en sí, el encuentro y el intercambio de conocimientos”.

Patricio Matus: “Insisto: diexistas y radioaficionados podemos convivir tranquilamente. Las dos actividades son compatibles. A mí también me gusta escuchar radio. Lo que ocurre es que me gusta más la transmisión, el contacto. Me resulta más placentera la transmisión. Pero todos en definitiva amamos la radio. Y en este tipo de encuentros se viven momentos muy agradables. Nadie deja de aprender y eso es reconfortante. Un DX Camp sirve para despejarse, para estrechar lazos de amistad y un montón de cositas más. Como experiencia es genial y sería muy lindo continuar organizándolo en diferentes lugares del país y en el extranjero. Incluso, se podría agregar alguna actividad como, por ejemplo, invitar gente que se dedique a hacer transmisiones en modo digital”.

Rubén Margenet: “La experiencia de Millaray volvió a generar las mismas emociones de otros acampes. Técnicamente, el sábado tuvimos algunas perturbaciones por las descargas eléctricas, pero no alcanzaron a empañar nuestro esfuerzo de cumplir el objetivo. Detrás de esa pasión que nos incita a seguir entre cables, receptores y auriculares, hay una motivación más profunda: la de enriquecernos mutuamente, porque sentimos que la identidad que nos une en torno a la radio está basada en una amistad de muchos años. Cada uno aporta lo suyo para sumar y complementarse, dejando siempre abierta la posibilidad de que otros se sumen. Es cierto que la actividad de la radiodifusión a escala mundial decayó notablemente, pero mientras existan frecuencias que emitan señales, allí estaremos gozando del más tradicional de los medios: la radio. Cada encuentro y cada salida nos alienta a seguir para adelante con estas experiencias”.


Más…

Frecuencia Al Día- Argentina | Charla con Ariel Osvaldo Torres. Informe con Víctor Hugo González. Participaron en esta edición: Eusebio Sánchez – Antônio Avelino – Luís G. Loyola – Francisco Oviedo – Célio Romais.


QSL recibidas por:

  • Ariel Osvaldo Torres

Perú. OBX4I Radio Santa Rosa. Transmite desde Lima en 1500 kHz. Está ubicada en el corazón mismo de la capital peruana, en el interior del convento Santo Domingo de Lima. Durante 60 años fue reconocida como la emisora del Rosario, y ha recibido en numerosas ocasiones el reconocimiento del Papa Juan Pablo II. Fue captada el 4 de marzo de 2022 desde el DX Camp en localidad de La Consulta, provincia de Mendoza, República Argentina. Previo llamado telefónico, el informe de recepción fue enviado a: riframori[arroba]gmail.com .Richard Morris, administrador de la emisora, respondió gentilmente con esta carta de verificación en trece días.


Argentina. LV16 Radio Río Cuarto transmite desde su ciudad homónima, en la provincia de Córdoba, en la frecuencia de 1010 kHz. Fue captada el 5 de marzo de 2022, desde el DX Camp en la ciudad de La Consulta, provincia de Mendoza, República Argentina. En 2022 la radio celebra su 70 aniversario. El informe de recepción fue enviado a: infoweb[arroba]lv16.com. El ingeniero Pedro Daniel Frías, gerente técnico de la emisora, respondió en apenas un día con esta e-QSL carta.


Argentina. LRG202 Radio Cumbre transmite desde la ciudad de Neuquén en 1400 kHz. Fue captada el 5 de marzo, durante el amanecer, desde el DX Camp en la localidad de La Consulta, en la provincia de Mendoza. Previo llamado telefónico a la radio, el informe de recepción fue enviado a: administracion[arroba]amcumbre.com Cristian Menéndez, en representación de la emisora, respondió en menos de veinticuatro horas.


LISTADO DE ESCUCHAS EN MILLARAY 2022:

Seguir leyendo

Publicado en 2022, antena, antenas, Argentina, Audios, Bolivia, Chile, Documentos, DX, DXers, DXistas, Ecuador, EE.UU., entrevista, Onda Corta, Onda Media, radio, Radio Aficionados, radio de Onda Corta, Radioafición, Radioescucha, Receptores, textos, Videos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

CX144 Radio Rivera. Aviso publicitario. (Revista «Actualidad». Julio, 1977).

Fuente:

  • Revista «Actualidad», Las Piedras, Departamento de Canelones, Uruguay. Año III, julio 1977, Nº32. (Archivo: Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS).
Publicado en 1977, Documentos, ephemera, Notas de prensa, Onda Media, Publicidad y radio, radio, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Uruguay: «Donde comienzan las palabras y nace la música», CX16 Radio Carve. Aviso promocional (Revista «Actualidad», 1977)

Fuente:

  • Revista «Actualidad», Las Piedras, Canelones, Uruguay. Año III, Julio 1977, Nº 32. (Archivo: Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS).

 

Publicado en 1977, Documentos, ephemera, Frases, Infografía, Montevideo, Notas de prensa, Onda Media, Publicidad y radio, radio, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Africa en onda corta, sonidos de antaño.

African DX Special fue un programa que se trasmitió por Radio Nova, una emisora no oficial de onda corta.

Contiene registros sonoros de estaciones de radiodifusión, la mayoría desaparecidas ya, que han trasmitido por onda corta, en particular en bandas de 31, 41, 49, 60 y 90 metros. Excelente calidad sonora, que trae recuerdos y nostalgias para quienes trasnochaban, venciendo el sueño, en procura de «cazar» de estas exóticas trasmisiones.

Se presentan históricas grabaciones (algunas con calidad de estudio) de Angola, Botswana, Congo, Camerún, Etiopía, Gabón, Santa Helena, Kenia, Lesotho, Madagascar, Mali, Mozambique, Mauritania, Nigeria, Islas Seychelles, Sierra Leona, Swazilandia, Togo, Tanzania, Uganda, Zambia, Rhodesia, Zimbabwe.

Una lista actual de emisoras de onda corta y media trasmitiendo desde África es editada regularmente por el British DX Club.

Publicado en 1960s, 1970s, 1980s, Audios, África, Documentos, DX, Onda Corta, radio, radio de Onda Corta, Radioescucha | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

«Dentro de algunos años, todo lo tendremos al lado de la cama» («Punch», 1927).

 

Publicado en 1927, Comunicación, Humor radiotelefónico, Ilustración, Inglaterra, Los principios, Notas de prensa, radio, Radioescucha, Receptores, retrofuturo, Teléfono, Televisión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Vocación por la radio.

Gracias Fernando Sarasola!
Publicado en 2022, Arte radiofónico, Humor radiotelefónico, Ilustración, periodistas y locutores, radio | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Televisión.


Publicado en un viejo ejemplar del Selecciones del Reader’s Digest.

Publicado en 1960s, ephemera, Notas de prensa, Televisión, textos | Etiquetado , , , , | 1 Comentario