Miniaturas radiales (1923), (2016).

Un pequeño receptor de galena. Este pequeño receptor, encerrado en una pequeña caja de cerillas, está muy en boga, actualmente en Estados Unidos. Tiene dos ojales A y B para conectar la antena y la tierra; los dos ojales E y Fpara conectar el teléfono; se regula retirando más o menos la cubierta de la caja, la cual separa o aproxima más o menos, las bobinas C y D. H es el punzón buscador y G wes el cristal de galena. (Revista Inalámbrica T.S.H., Año 1, Nº1, Diciembre 1924, Barcelona, España).

Que la radio aguza el ingenio es cosa sabida. No pasa día sin que alguna noticia nos haga pensar o reir.

Pérez hizo un altoparlante con una guitarra; García con un embudo; Diéguez fabricó un receptor con un sombrero de paja, Benítez con una caja de fósforos, Díaz con una caja de reloj, Méndez con una lapicera y el paciente Bertoldo lo está construyendo en el canuto de una pluma de canario, que ha de recoger, sin duda, el eco de los trinos.

Cualquier diario publicará mañana la fotografía del inteligente Bertoldo».


(«Interferencias». Columna de humor, por «Plumita», en «Revista  Telegráfica», Buenos Aires, Argentina, agosto de 1923).


En 2016, se construyó el receptor de radio más pequeño del mundo. Tiene bloques de construcción del tamaño de dos átomos. 

La radio está hecha en base a imperfecciones, defectos, a escala atómica, en el diamante.

«Esta pequeña radio, cuyos componentes básicos son del tamaño de dos átomos, puede soportar entornos extremadamente duros y es biocompatible, lo que significa que podría funcionar en cualquier lugar, desde una sonda en Venus hasta un marcapasos en un corazón humano». (Foto cortesía de Eliza Grinnell, fuente)

La noticia, publicada en 2016 reza lo siguiente:

Investigadores de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas (SEAS) John A. Paulson de Harvard  fabricaron el receptor de radio más pequeño del mundo, construido a partir de un conjunto de defectos a escala atómica en diamantes rosas.

Esta pequeña radio, cuyos componentes básicos son del tamaño de dos átomos, puede soportar entornos extremadamente duros y es biocompatible, lo que significa que podría funcionar en cualquier lugar, desde una sonda en Venus hasta un marcapasos en un corazón humano.

La investigación fue dirigida por Marko Loncar, profesor de Ingeniería Eléctrica Tiantsai Lin en SEAS, y su estudiante de posgrado Linbo Shao y publicada en Physical Review Applied.

La radio usa pequeñas imperfecciones en diamantes llamadas centros de nitrógeno vacante (NV). Para hacer centros NV, los investigadores reemplazan un átomo de carbono en un diminuto cristal de diamante con un átomo de nitrógeno y eliminan un átomo vecino, creando un sistema que es esencialmente un átomo de nitrógeno con un agujero al lado.

Los centros NV se pueden utilizar para emitir fotones individuales o detectar campos magnéticos muy débiles.

Tienen propiedades fotoluminiscentes, lo que significa que pueden convertir información en luz, lo que los convierte en sistemas poderosos y prometedores para la computación cuántica, la fontónica y la detección.

Las radios tienen cinco componentes básicos: una fuente de alimentación, un receptor, un transductor para convertir la señal electromagnética de alta frecuencia en el aire en una corriente de baja frecuencia, un altavoz o auriculares para convertir la corriente en sonido y un sintonizador.

 

En el dispositivo de Harvard, los electrones en los centros de NV de diamante son alimentados o bombeados por luz verde emitida por un láser. Estos electrones son sensibles a los campos electromagnéticos, incluidas las ondas que se utilizan en la radio FM.

Cuando el centro NV recibe ondas de radio, las convierte y emite la señal de audio en forma de luz roja. Un fotodiodo común convierte esa luz en una corriente, que luego se convierte en sonido a través de un simple altavoz o auricular.

Un electroimán crea un fuerte campo magnético alrededor del diamante, que puede usarse para cambiar la estación de radio, sintonizando la frecuencia de recepción de los centros NV.

Shao y Loncar utilizaron miles de millones de centros NV para aumentar la señal, pero la radio funciona con un solo centro NV, emitiendo un fotón a la vez, en lugar de un flujo de luz.

La radio es extremadamente resistente gracias a la estructura inherente del diamante. El equipo tocó música con éxito a 350 grados Celsius, aproximadamente 660 Fahrenheit.

«Los diamantes tienen estas propiedades únicas», dijo Loncar. «Esta radio podría funcionar en el espacio, en entornos hostiles e incluso en el cuerpo humano, ya que los diamantes son biocompatibles».

Esta investigación fue coautoría de Mian Zhang, Matthew Markham y Andrew M. Edmonds. Fue apoyado en parte por el Centro STC para Materiales Cuánticos Integrados.

La Oficina de Desarrollo Tecnológico de Harvard ha presentado una solicitud de patente provisional sobre la tecnología y está buscando activamente oportunidades de comercialización.


(Tomado de «World’s smallest radio receiver has building blocks the size of two atoms», por Leah Burrows, en  «News and Events», página de la Harvard John A. Paulson School of Engineering and Applied Sciences (SEAS), EE. UU. (Traducido por Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS).

 

Esta entrada fue publicada en 1923, 2016, Argentina, Humor radiotelefónico, Investigación, Los principios, Notas de prensa, Onda Media, radio, Radio Aficionados, radio portátil, Radioescucha, Receptores, textos, Videos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Miniaturas radiales (1923), (2016).

  1. Es cierta una “forma” de organización de varios radio clubes con el fin de captar y/o interferir las comunicaciones inglesas. En muchos casos se desempolvaron los viejos AM y llevados a la frecuencia de la isla Asencion interfiriendo o tapando sus transmisiones hablando en inglés. En nuestra zona de influencia era eficaz. En la red trabajábamos con códigos armados a las apuradas. Un situación poco conocida es que las fuerzas argentinas creía que sus claves habían sido decodificados por los ingleses y se recurrió a los efectivos del noroeste argentino que hablaban Guaraní hasta que los ingleses pidieron “la colaboración “del dictador que gobernaba Paraguay y esa opción se perdió. Las interferencias más fuertes y continúas provenía del suroeste, lo que dió fuerza a la versión de que provenía de otra dictadura, la que gobernaba Chile. Fueron más de 60 días muy duros que termino de la peor manera.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.